Parot, o cómo destrozar una idea buenísima

cartel de parot

Si tienes Prime Video o estás presente en las redes sociales estas últimas semanas te habrás hartado de ver el trailer de Parot, la nueva serie española de la plataforma de vídeo de Amazon. Pero hay veces que por mucho que intenten vendernos que es una maravilla, la serie no va a mejorar.

En Parot nos encontramos con un argumento buenísimo y que prometía darnos un guion increíble. Viajamos hasta el año 2013 en España cuando el Tribunal de Estrasburgo decide dejar en libertad a asesinos, violadores y terroristas que habían sido condenados con la Doctrina Parot. Cuando tan solo llevan unas horas en libertad comienzan a aparecer algunos de estos expresidiarios muertos en las mismas condiciones que habían matado a sus víctimas. En este contexto, Isabel, quien había sido violada con 17 años por uno de estos delincuentes puestos en libertad antes de tiempo, está al cargo del caso y debe encontrar al asesino que está atacando a estas personas.

Sí, lo sé, tú también estás pensando que la serie pinta muy bien y que tiene todos los elementos para ser un thriller trepidante. Pero luego no es así. Y no es así porque todos sus esfuerzos los dedicaron única y exclusivamente al trailer, que ha sido lo único de la serie que me ha gustado ver. El primer capítulo no me terminó de convencer, pero quedando otros 9 pensé que la cosa mejoraría, aunque solo fue a peor. Los guionistas pensaron que los espectadores eran tontos y no se iban a dar cuenta de las constantes incongruencias que cometen. Policías a las que roban las llaves de casa y del coche y se van como si nada, no cambian la cerradura ni tan siquiera cuando empiezan a pasarles cosas extrañas. Gente que entra en otras casas como si nada, como si fuera algo que se hace habitualmente…

El desarrollo de la historia no solo no engancha, sino que encima se hace muy aburrido, lo que acaba provocando que los supuestos giros del guion no sorprendan porque ni tan siquiera estamos interesados, además de que se supone que un giro de guion tiene que ser algo imprevisible, no algo que estaba claro desde el primer momento. Esto, sumado a las constantes incongruencias, hacía que me pusiera incluso de mal humor viendo la serie y dejara capítulos a medias porque me estaba aburriendo. Además, a la hora de cerrar, se dejan cosas en el aire como el tema de la periodista, de la que no comento más para no haceros ningún tipo de spoiler.

Pero no solo hay fallos en el guion. Los encargados del sonido tanto en la producción como en la postproducción, si es que los había porque ha habido veces que lo he dudado, no han dado pie con bola. Efectos sonoros desincronizados, música de fondo tan alta que no se entiende bien el diálogo, pistas de audio que se cuelan donde no deben, escenas en las que se les olvida activar el sonido de los diálogos y hay que enterarse por los subtítulos de lo que dicen… De los 10 capítulos que tiene la serie solo hay un par de ellos en los que se pueda decir que el sonido es decente.

Sin duda, Parot podría haber sido una serie maravillosa si hubiera tenido un equipo mejor encargado del guion, realización y montaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s