El arte de engañar al Karma, de Elísabet Benavent: reseña

El arte de engañar al karma, de Elisabet Benavent.

El último libro de Elísabet Benavent, El arte de engañar al karma, llegó a mis estanterías en julio después de solo ver reseñas positivas en las redes desde su publicación. Y aunque no lo leí todo lo pronto que me hubiera gustado (es decir, el mismo día que lo compré), septiembre ha sido el mes ideal para disfrutar de esta historia.

En esta ocasión, la autora nos presenta la historia de Catalina y Mikel. La primera es una joven a la que la vida no le ha sonreído hasta el momento y que se decide a vender unos cuadros de su tía abuela, aunque por una confusión todo el mundo piensa que son de ellas. Por otro lado, Mikel es un artista consagrado que todo el mundo admira y que ahora mismo está atravesando una crisis de inspiración. Y son precisamente los dos protagonistas el punto fuerte de la novela.

El misterio y las ideas claras de Mikel, sumadas a la personalidad y los altibajos de Catalina resultan en un cóctel adictivo que hace que sea muy complicado levantar los ojos del libro una vez que ambos empiezan a interactuar y la autora deja a un lado las presentaciones.

El de las presentaciones es precisamente uno de los aspectos en que me ha parecido que flojeaba en la historia. En un libro de casi 700 páginas la autora ha dedicado el tiempo justo y necesario a las introducciones. Sin embargo, esas 100 y poco páginas resultan lentísimas y hacen que cueste arrancar con el libro. De hecho, llegada a la página 100, seguí leyendo por confianza en la autora aunque tenía la sensación de que esta historia no me iba a gustar tanto.

Y gracias a la confianza en Elísabet Benavent he podido leer una historia de amor que me ha enamorado y me ha tenido con el corazón en un puño hasta el final. Porque si algo tiene la autora de esta historia es que sabe a la perfección cómo construir historias románticas que suenan realistas, respetan el amor propio y roban el aliento.

Pero son los pequeños detalles, paralelos a la historia de amor, los que me han dejado un sabor un poco agridulce. En primer lugar, las menciones al Covid-19, pero sin profundizar en el contexto exacto de la novela me despistaron mucho. Entiendo que la autora escribió esta historia durante la primera ola sin saber cómo serían las cosas dentro de un año, pero el hecho de que mencione en varias ocasiones la pandemia como de pasada, para meter alguna gracia que haga sonreír al lector no me ha terminado de convencer. La literatura tiene la suerte de poder obviar esta situación. En este sentido, creo que Elísabet Benavent debería bien haber quitado del libro esas menciones a la pandemia o bien haber profundizado un poco más para que el lector conozca la situación concreta en la novela.

Por otro lado, el final no me terminó de convencer. Llegados al último capítulo todo apuntaba a que la historia iba a terminar de determinada forma, que parecía la más lógica y que me recordaba mucho a Un cuento perfecto. Para mí, un final feliz no es siempre ese que acaba con hijos y una casita en el campo para la jubilación. Hay mil formas más de terminar de forma positiva una historia y para mí es importante que sea siempre coherente con los personajes y el libro. pero llegados al último capítulo, todo parece dar un giro y cae todo el peso del final sobre el epílogo, que debe explicar todo lo ocurrido.

Si bien es cierto que he disfrutado mucho con la historia de Catalina y Mikel, El arte de engañar al karma está muy lejos de convertirse en mi novela favorita de Elísabet Benavent. Eso sí, estoy deseando leer más libros de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s