Un segundo antes de la furia, de Verónica Molina: reseña

Portada de Un segundo antes de la furia, de Verónica Molina.

Gracias a Babelio y su programa Masa crítica he tenido la oportunidad de leer Un segundo antes de la furia, de Verónica Molina. Sin embargo, he tenido la mala suerte de que en esta ocasión la lectura ha sido toda una decepción.

Cuando leí la sinopsis de Un segundo antes de la furia me encontraba con toda una promesa de acción, intriga y un personaje principal muy potente. Sin embargo, una buena descripción no tiene por qué acompañar siempre a un buen libro.

Verónica Molina nos cuenta una historia de maltrato infantil a través de Martina, una mujer que, víctima de los traumas de su infancia, actúa de forma extraña. Y el principal problema del libro para mí ha sido ese. Su protagonista. No solo me caía mal, sino que no entendía en absoluto su forma de actuar. Por mucho que estuvieran sus traumas del pasado, sus acciones eran totalmente incongruentes y sin ningún sentido.

Y ya partiendo de esa base, el resto del libro no ha conseguido mejorar mucho mi opinión. Sentía que pasaban las hojas sin que pasara nada interesante más allá de actuaciones completamente extrañas de la protagonista a la que cada capítulo aguantaba menos. Tenía la esperanza de que en algún momento todo cobrara sentido, pero estaba tan fuera de la historia que, si ha llegado a hacerlo, no me he enterado.

Por otro lado, los protagonistas secundarios no tienen la suficiente fuerza como para llamar la atención en esta historia. Para mi gusto, se podría haber sacado mucho más provecho de algunos de ellos. Además, la promesa de thriller de la contraportada queda un poco incumplida.

He de reconocer que sí me ha gustado mucho la premisa que propone la autora: una denuncia al maltrato infantil y cómo nos afecta en nuestra vida adulta. Creo que es un problema presente, por desgracia, en la sociedad que solemos ignorar y cuyas víctimas merecen que se les de visibilidad y voz.

Además, si bien es cierto que la historia no me ha gustado nada, el estilo de la autora me ha parecido llamativo y con un ritmo muy ágil que ayuda a que las páginas se pasen casi sin darnos cuenta.

La verdad es que no me gusta hablar así de mal de un libro porque entiendo que detrás hay mucho trabajo y esfuerzo de un autor, pero no encuentro forma de ser honesta con vosotros sin destacar todos estos aspectos. Me encantaría poder destacar más aspectos positivos que negativos, pero en esta ocasión no es posible.

Aun así, me gusta siempre dar segundas oportunidades porque muchas veces me encuentro con que un libro no es para mí, pero su autor sí, así que me quedaré pendiente de las próximas publicaciones de Verónica Molina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s