Turning Red, una historia de Disney y Pixar sobre el paso a la adolescencia

Turning red, de Disney y Pixar

El último estreno de Disney y Pixar, Turning Red, está arrasando en las redes sociales. Después de ver durante un par de días que todo aquel que la veía la recomendaba, me decidí a verla. ¡Y qué maravilla!

La película nos presenta la historia de Meilin, una chica de 13 años que comienza a experimentar el cambio hacia la adolescencia que se representa a través de un enorme panda rojo. Retrata muy bien lo que supone la etapa preadolescente y los cambios en las relaciones con tu entorno, tanto a nivel familiar como con las amistades.

Turning Red, o Red en castellano, es una película bonita y cargada de momentos simpáticos que se atreve a poner voz a la preadolescencia en las chicas. No tiene ningún reparo en hablar de la regla y todos los cambios hormonales que se experimentan en esa etapa.

Si soy sincera, siempre me han gustado mucho las películas de Pixar y Disney, pero con esta historia tenía miedo. Ver a todo el mundo hablando maravillas sin parar de Red me daba mucho respeto por si me hacía grandes expectativas y acababa decepcionándome.

Sin embargo, la primera escena de Turning Red me quitó todo ese escepticismo de un plumazo. Los primeros minutos de la película son toda una declaración de intenciones que no solo nos introducen a la protagonista y la línea sobre la que va a girar el conflicto, sino que también nos dejan muy claro el tono y ritmo que va a seguir la película.

A lo largo de la película hay pequeños detalles que para muchos han pasado desapercibidos. Niñas con diabetes. Parece una tontería, pero para los niños con diabetes encontrar referentes en las películas con su misma patología que hacen vida completamente normal es algo muy importante y que ayuda mucho.

Como siempre, Disney y Pixar han hecho una película para niños que también encanta a los adultos y que les mantiene pegados a la pantalla. En esta ocasión por la ternura de la historia y porque suponen un viaje de vuelta a los años preadolescentes que vemos con esa mirada de «ay, si tú supieras…»

De momento, de las películas que he visto este 2022, Turning red ocupa un puesto en el top 3. Veremos a ver qué tal acaba el año.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s